martes, 29 de abril de 2014

EL ASTRONAUTA DE CASAR EN CÁCERES.

Es el extraterrestre de El Casar un astronauta de piedra que pasó décadas condenado y empotrado en la pared del cementerio ante la inquietud del cura y el temor de los vecinos.
Las ancianas se santiguaban y los niños le tiraban piedras.
Sin embargo el ser, único en el mundo, representado en esta estela funeraria del siglo II a. de C. sonreía pacíficamente.
Su casco semiesférico, sus botas cuadradas de aspecto pesado y sus hombreras le dan el imponente aspecto de un recuerdo del futuro.
¿De dónde había venido y por qué su retrato quedó grabado para siempre en una lasca de piedra de un pequeño pueblo de Cáceres?
Esta impresionante pieza ha sido olvidada durante siglos.
Pero ahora los historiadores han descubierto la enigmática inscripción que se dibuja en su cuerpo.
Un mensaje que habla de la luz, el viaje....y el misterio.
La gran joya de la astro-arqueología española.
Dimensiones: 21,5 cm. alto, 9 cm. ancho y 3 cm. grosor.


El extraño ser antropomorfo del cementerio del Casar, Cáceres. by Jesús Delafrontera


Entrada al cementerio de Casar de Cáceres
Apareció un buen día en el cementerio del Casar de Cáceres adornando una de sus tapias.
Es un emplazamiento extraño, ya que ni siquiera estaba dentro del recinto, sino mirando para afuera en un lugar en el que solo hay campo y cielo.
El verdadero descubridor fue un escritor trujillense, Alfonso Naharro, que tenía un grupo de recogida de restos arqueológicos y fue informado de la extrañísima figura.
Realmente era algo inusual y jamás visto en la arqueología.
Los restos romanos y celtibéricos, con los que se la asoció, son radicalmente distintos.
Estas tradiciones culturales intentaron, en la provincia, reflejar lo más fielmente a los retratados.
Las estelas funerarias antropomorfas son de otro tipo, no existen de cuerpo entero...y menos con esos ojos, ese cráneo, esas botas... y esa inscripción misteriosa.
" Efectivamente "el extraterrestre del Casar" posee unas letras grabadas y grotescas para el profano, a lo largo del "traje".

Se trata de una estela antropomórfica que representa, simétricamente enmarcada, una extraña figura humana, desnuda, frontal, de cabeza abombada, ojos orientales sonrientes, largo cuello, hombros levantados, piernas desproporcionadas y musculosas, y pies calzados con unas gruesas botas.
Está tallada a bajorrelieve.
Su conservación es perfecta y milagrosamente intacta a pesar de hallarse durante muchos años empotrada en el muro.

Habría que datarla en el apartado de las estelas de la edad del bronce y fecharla en el siglo II a.C.
Acerca del significado de las inscripciones existen diversas teorías pero todas confluyen en una.
Curiosamente, el cementerio del Casar se encuentra en muy cercano a Arroyo de la Luz, considerado desde hace cientos de años como un “punto caliente” en cuanto a avistamientos ovni y apariciones que se han atribuido en muchas ocasiones a un origen divino.

Ya en 1134 existen leyendas de extrañas entidades que ayudaron a los cristianos en una de las batallas de la reconquista.
Toda la zona está plagada de tumbas de origen celta, en forma de colmena, donde los reportes de avistamientos de extrañas luminarias se han vuelto algo de lo más común.
¿Quién hizo esa figura hace dos mil cien años?
¿Qué o a quien pretendía retratar?
¿Acaso era el reflejo en piedra de lo observado en ese tiempo remoto en las cercanías de aquellas poblaciones?
A 11000 kilómetros de este lugar, en la pampa peruana, en las conocidas pistas de Nazca.
Allí, otro ser de apariencia muy similar conocido como “el astronauta”, permanece inmóvil mirando al cielo desde hace 2500 años.
No se puede negar que la similitud entre ambas figuras es asombrosa y no podemos más que hacernos algunas preguntas como;
¿Es esto fruto de la casualidad o simplemente nuestros antepasados hicieron toscas reproducciones de lo que vieron?
El astronauta, Nazca.
Por otro lado, este tipo de figuras se tallaron en más lugares de Europa y en distintas épocas.
Parece ser que era una especie de estilo que se caracterizaba principalmente por la forma de la cabeza, con lo que podría ser un casco o birrete.
El origen y la conexión entre ellas no acaba de estar muy claro.





Las piezas arqueológicas se encuentran en el museo de Cáceres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario